Cirugía para mascotas, la cirugía veterinaria como en la humana, se deben de dar las mejores condiciones clínicas antes de llegar al acto quirúrgico, por lo tanto una vez que se tiene el diagnostico deberá evaluarse el riesgo complementario que sean necesarios. (Electrocardiograma, análisis de sangre, orina, rx, eco-grafías, entre otros).

Por lo que se deduce que el riesgo quirúrgico, surge de evaluar la patología que hay que solucionar y el estado clínico del paciente.

Una vez que se tienen los resultados de los estudios y son satisfactorios. El dueño del paciente deberá autorizar por escrito la cirugía que se va a realizar, tomando conocimiento de los riesgos de la misma.

Nuestro criterio, es no desalentar un tratamiento quirúrgico por la edad avanzada siempre que el paciente posea un estado clínico favorable (con estudios complementarios normales) en este punto es fundamental las ganas y el interés de los dueños para llevar adelante a esta decisión.

 Sabemos que los factores que juegan en esta determinación son múltiples, pero es nuestro interés reforzar la idea que la edad por si sola no impide realizar una cirugía, la cirugía en cachorros: estos padecen de patologías quirúrgicas diversidad nuestro criterio a seguir es similar a lo que expresamos con respecto a los animales gerontes: es posible resolver quirúrgica mente cualquier patología independientemente de la edad, siempre que el estado clínico y la patología lo permitan.